Hoy ofrecemos

15

nuevas oportunidades de trabajo

Puedes crear avisos personalizados de ofertas de empleo completando el siguiente formulario, selecciona una o varias de las categorías disponibles en el menú desplegable, indica una ciudad o localización preferente, introduce un email donde recibir las notificaciones y finalmente, pulsa en Recibir Avisos.

En cualquier momento podrás cancelar el aviso personalizado pulsando en el enlace correspondiente que se incluye en cada email enviado.

NUESTRO BLOG

Decálogo de los errores más comunes en una entrevista

Decálogo-de-los-errores-más-comunes-en-una-entrevista

No preparar la entrevista y no vestir adecuadamente son dos de los descuidos más habituales

Errar es humano, por lo que tampoco es necesario atormentarse constantemente por los errores que uno comete en su vida diaria. Si es normal en cualquier situación de tu día a día también lo puede ser en una entrevista de trabajo, ya que nos encontramos en un momento de presión donde queremos dar el máximo de nosotros mismos y, sobre todo, conseguir el empleo. Esta exigencia hace inevitable que se produzca algún desliz, pero no hay que agobiarse por ello, lo mejor es preparar la entrevista a conciencia.

Según el portal de empleo Activo Laboral, estos son algunos de los errores más frecuentes que deben evitarse en una entrevista de trabajo.

1. Controlar el lenguaje corporal

Los gestos nos delatan en una entrevista, en nuestra primera cita, en una reunión, etc. Los nervios, las dudas, la incertidumbre son malos compañeros, saberlos controlar nos puede garantizar la mitad del resultado final. Es aconsejable mirar al entrevistador a los ojos, no mirar hacia abajo o hacia los lados porque denota inseguridad y tampoco cruzar los brazos. Hay que mantener una postura erguida, ni muy hacia delante porque se invade el espacio de interlocutor, ni muy hacia atrás porque se puede transmitir desinterés.

2. Vestimenta

El vestuario que se escoge para ir a una entrevista debe estar cuidado y debe ayudar a proyectar la imagen que uno quiere. Es obvio que depende del puesto de trabajo se necesite un tipo de vestimenta más formal o informal. No es lo mismo ir a una entrevista para un puesto de comercial que para uno publicista. En el primero se debería ir con traje y en el segundo, no necesariamente. Cuenta todo, desde los colores hasta el tipo de tejidos. No hay que abusar de las joyas, ni del maquillaje, ni tampoco de los colores estridentes.

3. Informarse es una lección

Es habitual que el seleccionador se encuentre con preguntas como: ¿Vosotros a qué os dedicáis? Es un error gravísimo no acudir informado a la entrevista. Antes de ir se debe saber lo más relevante del que puede ser un futuro empleo. La información es útil para tener seguridad, por lo que se debe conocer a la perfección el currículum.

4. La puntualidad

A una entrevista no se debe llegar tarde. No sólo no llegar tarde, sino no llegar demasiado pronto. Lo óptimo es presentarse unos cinco o tres minutos antes. Llegar puntual transmite seriedad y respeto, por eso no hay que olvidar planificar bien el tiempo ese día.

5. Tratamiento de usted

Tratar de usted actualmente parece algo obsoleto y son muchos los jóvenes, que sobre todo, olvidan hacerlo. Pero en una entrevista es señal de respeto tratar de usted al entrevistador, sólo en el caso en el que él te de permiso se puede tutear. Es posible que el interlocutor sea joven y eso da pie a tratarle de tú, pero ni aún así se debe hacer.
El hecho de que se guarde respeto no sitúa al candidato en un lugar inferior al de la empresa. El entrevistador no tiene la sartén por el mango, ambos buscan llegar a un acuerdo, el candidato necesita el empleo y la empresa busca encontrar a la persona adecuada.

6. No mendigar

Uno de los errores en los que caen muchos candidatos es el de mostrarse demasiado interesado en el puesto de trabajo. Es positivo mantenerse proactivo en la entrevista pero tampoco hay que mendigar por mucho que se necesite el empleo. Respira y mantén la calma.

7. Preguntar demasiado

Escuchar en nuestra vida diaria se ha convertido en un reto personal para muchos. No estamos acostumbrados a hacerlo, pero hay que escuchar. No bombardear a preguntas al entrevistador, dejar que sea él/ella quien dé el paso. Antes de contestar meditar qué es lo que se va a decir. No es aconsejable preguntar sobre el salario y las vacaciones directamente, mejor hacerlo al final de la entrevista. Se puede preguntar por las condiciones salariales.

8. No hablar mal de tus ex

Es posible que se interesen por referencias o bien sobre el paso por otras empresas. Nunca hay que dejarlas en mal lugar porque puede ser perjudicial.

9. El móvil

Uno de los mayores dramas en una entrevista pueden suceder si en un momento dado suena el móvil. Apágalo y guárdalo. Toda la concentración debe focalizarse en la entrevista, en nada más.

10. Las mentiras

Por último, no mientas. Se puede maquillar la experiencia y darle la vuelta. Pero nunca se debe mentir, sobre todo en los idiomas. Es muy sencillo que se den cuenta, por lo que eso podría descartar al candidato en un segundo. Hay que vender las aptitudes, pero siempre con sentido común.

Buscar ofertas de trabajo en Activo Laboral

0 comentarios sobre este artículo

ofertas de empleo de